26.7 C
Mérida
martes, octubre 19, 2021
Inicio Opinión Enfermería para combatir la desigualdad

Enfermería para combatir la desigualdad

Notas de enfermería

Por Diana Bañuelos

Posicionarnos políticamente como profesionales de la Enfermería es necesario, entre otras cosas, para combatir el sesgo de género en la atención sanitaria. ¿Pero qué es el sesgo de género? Es reconocer que los hombres y mujeres no sentimos, ni pensamos, ni vivimos de la misma forma una enfermedad, aunque se trate de la misma.

El problema con el sesgo de género en la atención sanitaria es que ésta parte del planteamiento de una igualdad preexistente entre hombres y mujeres, y de que las diferencias intrínsecas entre ellos —naturaleza, comportamientos y/o razonamientos—, no son significativas en los procesos de salud-enfermedad. Por tanto, esto genera una conducta desigual en los servicios de salud; desde la atención médica cotidiana extra e intra hospitalaria, hasta la investigación científica, la formación universitaria que omite mencionar estas diferencias, las políticas y programas públicos. El sesgo de género es discriminatorio para ambos sexos, aunque históricamente somos las mujeres las más desfavorecidas.

Podemos ver el impacto del sesgo de género, por ejemplo, en la consejería en salud reproductiva que se da usualmente en el primer nivel de atención por enfermeras comunitarias o de medicina familiar. Si estas enfermeras no tienen la sensibilización necesaria para conducir su consejería con perspectiva de género, continuarán viendo a las mujeres como entes que sólo requieren un método de planificación familiar para no embarazarse, y no podrán ofrecer soluciones cada vez que una paciente responda: “no quiero un método de planificación, por que mi marido me cuida”. Pero la realidad detrás de la frase mi marido me cuida es que hay todo un sistema de violencia que perpetúa la incapacidad de las mujeres para decidir sobre su cuerpo y su maternidad.

La enfermería, en tanto la ciencia del cuidado y las respuestas humanas, debe ser también un agente de cambio y transformación social. La forma en que hoy en día se sigue considerando a las mujeres por razones de género, se traduce en violencia institucional, violencia obstétrica, retraso en su diagnóstico y tratamiento de enfermedades coronarias, envíos injustificados a consulta psiquiátrica cuando los médicos atribuyen nuestros síntomas a que somos “demasiado nerviosas”, sesgos en la investigación clínica al excluir e ignorar a las mujeres en los ensayos clínicos por considerarlas “frágiles”, etc.

La enfermería con perspectiva de género tiene como objetivo establecer acciones concretas que tienen como objetivo la equidad en la atención en salud y la justicia reproductiva; así como la emancipación de las mujeres en todos los asuntos relacionados con su cuerpo y sus procesos de salud-enfermedad. También entendemos que analizar la realidad social con perspectiva de género es nuestra única opción ética y política para transformar las relaciones de desigualdad.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS POPULAR