24.1 C
Mérida
jueves, agosto 5, 2021
Inicio K'aj óolto'on La nueva normalidad maya

La nueva normalidad maya

Por Bernardo Caamal Itzá

Las celebraciones invernales concluyen hoy martes 6 de enero. “¡Estos meses han sido tan diferentes! Disminuyeron las novenas dedicadas al Niño Dios y a los Santos Reyes”, dice María Luisa Góngora Pacheco, rezadora de Oxkutzcab, investigadora de la vida actual del pueblo maya.

Una fotografía del recuerdo de la vieja realidad

“Este año marcó por siempre nuestras celebraciones. La gente asistía masivamente a los rezos, se organizaban pastorelas, se bailaba la jarana…

La jarana. El Torito, el Chinito Koykoy, Timbalero

“Las novenas a la Virgen de Guadalupe fueron contadas, en algunas familias; solo los que viven bajo un mismo techo, sin invitados. En pocos lugares hubo novenas comunitarias, con mucha gente.

La convivencia, la relación comunitaria es vital en las familias mayas

“El miedo minó el ánimo de gran parte de la población, sobre todo en las zonas urbanas. Quienes viven en las comisarías o lugares muy distantes al Coronavirus siguen con sus eventos de forma normal, a pesar de las alertas sanitarias”.

Hasta los gatos esperaban cada año los festejos invernales

Como rezadora tiene claro todos los protocolos de salud: “Es más, evito rezar en lugares concurridos, solo acompaño a familias responsables”.

A contar a los invitados, para que toque parejo a niños y adultos

“Con todo lo que hemos pasado, lo veo con mucha tristeza. Estamos en la Navidad, pero es como si no lo estuviéramos. En mi caso, desde hace meses cenamos temprano y nos retiramos a dormir; igual fueron Nochebuena y Año Viejo.

Nacimientos que nadie visita

“Lo que más incomodó este año fue el ruido de las bombas. No dejaron dormir, menos a mis perritos; uno de ellos, en cada explosión corría a refugiarse. Los animales sufren mucho, pero eso a la gente poco le importó”.

En el sur de Yucatán hubo reportes de varios incendios en las casas con techo de paja por causa del arsenal invernal, pero no detuvieron a la gente. “Meses de encierro en casa acumularon la agresividad necesaria para quemar el dinero en pirotecnia”.

Voladores y luces de colores alegraron los cielos de gran parte del sur de Yucatán, aunque disminuyeron las novenas que cada diciembre celebraban muchas familias. El 2020 “todo cambió; aún recuerdo el 2019, cuando las familias andaban de novena en novena; ahora, las calles solitarias. Por fortuna, en los pueblos no faltaron niños que se aventuraron a las ramadas, nos alegró verlos, escucharlos cantar”, nos dice María Luisa.

Anoche, con frío, las comunidades mayas Dzitnup y Xlapak de Yucatán, al igual que de Tihosuco, Saban y Sacalaca de Quintana Roo, concluyeron la Danza de los Pastores, parte de las celebraciones iniciadas el pasado 24 de diciembre.

Aquellos años, cuando las comunidades no imaginaban el poder de un microscópico virus

Como VeinteVeinte informó oportunamente, adultos y jóvenes participan en ese ritual católico acompañado con música tradicional mientras los participantes lucen vestuarios y máscaras en alusión a la eterna lucha entre el bien y el mal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS POPULAR