39 C
Mérida
viernes, abril 16, 2021
Inicio El Muro Ciudadanos y expertos demandan orden y viabilidad en el proyecto de las...

Ciudadanos y expertos demandan orden y viabilidad en el proyecto de las ciclovías

VeinteVeinte

La Coordinadora Ciudadana de Yucatán, un grupo conformado por ciudadanos y especialistas en temas empresariales, urbanísticos, arquitectónicos y culturales, alzó la voz e hizo un llamado a los gobiernos estatal y municipal para la realización del importante proyecto de las ciclovías, pero con un proyecto ejecutivo que traiga orden y viabilidad técnica, económica y social. 

Reunidos en conferencia de prensa en un hotel del Paseo de Montejo, el antropólogo Sergio Grosjean Abimerhi fue el primero en tomar la palabra para explicar los objetivos de la Coordinadora Ciudadana de Yucatán.

El especialista expuso que se trata de un colectivo apartidista que busca el bien común por medio de la articulación de acciones, apegado a las leyes y encaminado a la revisión de las políticas públicas que afecten a la comunidad, coadyuvando en lo posible ante los tres ámbitos de gobierno.

Grosjean Abimerhi habló de recientes medidas polémicas, como el movimiento de los paraderos y la colocación de los maceteros en calles del centro de la ciudad, así como de las ciclovías, del cual sostuvo que se trata de un plan que puso en marcha el gobierno del estado sin la elaboración y presentación de un proyecto ejecutivo.

El antropólogo habló sobre las quejas de vecinos que no pueden estacionar a las puertas de sus casas, la mala calidad de los materiales, así como de la construcción y posterior demolición de las llamadas “orejas” con el fin de hacer otros trabajos, lo que demuestra la mala planeación y ejecución.

En su turno, el cronista Ariel Avilés Marín subrayó que como colectivo no están en contra de las ciclovías sino de la falta de factibilidad, pues no resuelven el problema y no comparten las características de las obras de ese tipo en las principales ciudades del mundo.

“Toda ciudad capital debe tener un tránsito fluido y, por ello, eficiente. Pero todas las medidas que se han tomado han venido a entorpecerlo”, explicó.

Ariel Avilés habló de la historia de Paseo de Montejo y de los cambios que le han dado fluidez, pero dijo que ahora se impone un proyecto que la entorpece, y donde un estudio serio habría revelado que no se requería de una ciclovía. 

El cronista expuso que las ciclovías están privilegiando a un grupo que está por debajo del que es prioritario: el peatón.

El arquitecto Mauricio Mier y Terán, por su parte, habló de todos elementos técnicos que requiere un proyecto arquitectónico, lo cual enseña en la academia, y concluyó que no satisface las preguntas básicas del diseño, sin contar que su estética “es un desequilibro visual total”.

El experto dijo que si alguno de sus alumnos le presentara un proyecto similar lo reprobaría y pidió al Gobierno del Estado y al Ayuntamiento efectuar un estudio serio y hecho por profesionales.

El arquitecto Fernando Alcocer Ávila habló sobre la importancia del catálogo de obras que no presentó el gobierno estatal, con el fin de que la ciudadanía pueda intervenir, mejorar la planeación y evitar ocurrencias en que los proyectos de obras, y sostuvo que en el Plan Estatal de Desarrollo sólo se establecieron programas, pero no proyectos de obras en el tema de movilidad.

Alcocer Ávila explicó que un proyecto como el de las ciclovías le compete al municipio y no al Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano Territorial (Imdut) y que por lo tanto no debió invertir recursos en la obra. En todo caso, añadió, el gobierno del estado debió firmar un convenio con el municipio para entregar los recursos, pero eso no se hizo. “Incluso en la publicidad primero sólo puso el logotipo del gobierno del estado y luego lo modificaron para incluir el del municipio”, denunció.

El especialista dijo además que el Imdut tiene atribuciones en materia de transporte público, pero no de vialidad de vehículos particulares. “El gobierno del estado viola la autonomía municipal y el municipio también viola las normas por omiso”.

Alcocer Ávila mostró una propuesta donde en el Paseo de Montejo se podría dividir la acera para incluir la ciclovía sin afectar a los peatones ni la vialidad de los vehículos, y explicó que es inconcebible que un lugar turístico se promueva quitando o afectando los servicios turísticos.

Comparando con lo que consideró buenos ejemplos de diseño de ciudades de Europa y Estados Unidos, el arquitecto habló de los peligros para el peatón de las llamadas isletas, pues están expuestos a ser arrollados por los ciclistas, mientras que la indebida colocación de la vía para los autobuses junto a la ciclovía pone en riesgo tanto al usuario del transporte que baja como al ciclista.

Además, la poca visibilidad del transportista puede ocasionar que este arrolle al ciclista, máxime cuando se instalaron bollas que no protegen a los usuarios de las bicicletas y puede ocasionar que estos tengan un accidente si hacen contacto con las mismas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS POPULAR