35.6 C
Mérida
viernes, abril 16, 2021
Inicio El Muro En memoria de María Pilar, su madre pide justicia y la custodia...

En memoria de María Pilar, su madre pide justicia y la custodia de sus nietos

La tarde del 19 de febrero, Wilberth privó de la vida a María Pilar y dejó en orfandad a una niña y un niño, de 5 y 2 años, respectivamente.

Mariana Beltrán Cortés

En la banqueta de la casa donde vivía María Pilar P. C., de 23 años, descansan tres veladoras en fuego incandescente que colocaron en su memoria los vecinos de la colonia Santa María Chuburná.

Es la tarde del miércoles 24 de febrero. Apenas han pasado tres días de que Martha Canché supo que Wilbeth B. M. B. había asesinado a su hija. María Pilar tenía una vida por delante.

“Era una niña tranquila, que hacía su tarea y hacia pequeñas travesuras. A veces pintaba y siempre me abrazaba”, relata, Martha.

María Pilar vivió casi toda su vida al oriente de la ciudad junto con su madre. Esto cambió cuando conoció a Wilberth en 2015 en un baile, iniciaron una relación y después de dos meses la joven decidió mudarse a Santa María Chuburná con su novio y suegra.

La señora Martha nunca estuvo de acuerdo con esa relación, por eso Martha se fue de su hogar.

Wilberth siempre le dio mala espina, en ese tiempo consumía drogas y hasta ese momento a ojos de la madre de María Pilar, no existía ningún indicio de violencia. Sin embargo, su comportamientó cambio cuando la joven se fue definitivamente a casa de su suegra.

Casi un mes después Martha se enteró del embarazo de su hija. Al principio iba a visitarla al domicilio de Santa María Chuburná, lo que molestaba tanto a Wilberth como a su madre. La solución para María Pilar y Martha fue verse en otros lugares.

Martha recuerda dos ocasiones en las que su hija huyó de esa casa por recibir malos tratos. La primera vez fue cuando la bebé de María Pilar tenía ocho meses de nacida y Wilberth la corrió de su casa. En una segunda ocasión el año pasado, la joven salió de casa con sus hijos después de ser amenazada por su suegra respecto a quitarle a la niña de 5 años.

Era un secreto a voces, que Wilberth tenía años ejerciendo violencia física, emocional y patrimonial contra María Pilar y ambos niños. Vecinos atestiguaron en repetidas ocasiones la llegada de la policía por llamadas de auxilio que realizaba la joven.

“De repente la llegamos a ver con el cabello corto y pensamos que estaba enferma, pero no, su pareja la rapaba para que no fuera atractiva para otros. Ella sufrió mucho maltrato a lado de él”, contaron sus vecinas.

“Pilar era una persona muy bella y más, cuando expresaba su amor hacia sus hijos”, dice Majo, la mejor amiga de la joven.

Majo y María Pilar tenían seis años de conocerse, eran mejores amigas de la colonia. Y aunque Majo nunca coincidió en su relación con Wilbeth B. M. B., siempre la acompañó.

Se juntaban todas las mañanas para que los hijos de ambas jugaran y cuando había oportunidad, vendían ropa en Facebook, cuyas ganancias eran para comprar la leche de los hijos de Pilar y otros artículos de primera necesidad.

Las vecinas de la colonia Santa María Chuburna describen a María Pilar como una muchacha reservada pero alegre. Estimada y querida por sus vecinas y familia de su mejor amiga, con quienes había establecido un vinculo de cariño.

La tarde del 19 de febrero, Wilberth privó de la vida a María Pilar y dejó en orfandad a una niña y un niño, de 5 y 2 años, respectivamente. Ella pidió auxilio, pero la herida de gravedad detonó su fallecimiento en el hospital.

Actualmente Wilberth B. M. B se encuentra en prisión preventiva por el delito de feminicidio agravado.

La señora Martha Canché, quien declararon fallecida tanto vecinos como autoridades y medios de comunicación, quiere recuperar a sus nietos y justicia para María Pilar.

“Deseo recuperar a mis nietos, quiero hacer lo que ella no pudo con ellos. Con mucho esfuerzo, pero los voy a crecer. Van a tener mejor vida y van a tener la paz que no tuvieron donde siempre había pleito y golpes”, asegura.

La despedida

Los vecinos y su mejor amiga narran que de un tiempo para acá las agresiones contra María Pilar iban en aumento: le revisaba el celular, le prohibía salir de casa, visitar a su mejor amiga y antes del inicio de la pandemia, llevar a su hija al kínder. Eso quebrantó la relación con sus vecinas, quienes la alentaban a salir del círculo de violencia de género.

“Como todas las personas, siempre quisimos abrirle los ojos porque su pareja no era para ella, pero nunca quiso hacer caso. Nadie sabe cuál fue el motivo de la discusión de ese día”, señala Majo.

Wilbeth se enojaba por todo. En la última semana trabajó como jardinero, pero ni una minúscula parte de su sueldo era destinado a las necesidades básicas de la familia, era para su consumo de drogas.

Un día antes del feminicidio de Pilar, ésta se despidió de Majo: “nunca pensé que esa despedida sería para siempre”. Habían estado planeando la fiesta de cumpleaños número 6 de la hija de María Pilar, no obstante, jamás volvió.

Un dolor colectivo y una deuda que generó eco vecinal

A Pilar la conocí muy poco tiempo— señala una vecina. Pero me tocó mucho el corazón porque viví una situación similar de violencia.

“En su momento me di cuenta de que mi expareja era un abusador y embarazada me fui, supongo que es distinto. Es muy feo que esto pase, ¿lo peor? Qué harían nuestros hijos si a las madres algo nos pasara. Quién más los cuida estando tan pequeños”.

Entre septiembre y octubre, personal del DIF se llevó a María Pilar y a sus hijos, durante 3 meses. Pero volvió, las vecinas no saben porqué, sin embargo, cuestionan a las autoridades por no dar seguimiento a casos de violencia de género de María Pilar y otras conocidas.

“Las autoridades lo sabían, incluyendo el Instituto de la Mujer y no hicieron nada, a pesar de que ella estaba en un total estado de indefensión al no tener familia y estar controlada por él [Wilbeth]. Cuando pasó, le dijimos a la policía que esto pudo haberse prevenido y nos dijeron: ‘no es culpa de nosotros’. Tienen responsabilidad porque ellos habían venido antes.

“La gente no debería de cuestionar a la muchacha, ella qué culpa de las acciones de él”, expresa con firmeza otra vecina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS POPULAR