29 C
Mérida
miércoles, junio 23, 2021
Inicio Opinión La muerte al décimo sexto día

La muerte al décimo sexto día

William Solís Ávila

Arthur Schopenhauer dijo “quien es cruel con los animales, no puede ser buena persona.”

En nuestra calurosa Mérida hay un Centro Municipal de Control Animal regulado por el “Reglamento para la protección de la fauna en el municipio de Mérida”, el cual establece que todo animal que no vaya acompañado de su dueño o poseedor y que se encuentre en la vía pública será recogido por personal de las Brigadas de Vigilancia Animal, permaneciendo 15 días naturales en ese Centro, tiempo durante el cual se promocionará su adopción.

Acabado este plazo, si los animales no son rescatados ni son cedidos, se sacrificarán en sus instalaciones. Dice el artículo 1 del reglamento que tiene por objeto:

“Establecer las bases normativas para el respeto, la protección, atención, preservación y el desarrollo natural de la fauna que se encuentra en el municipio; así como el fomentar un trato humanitario hacia la fauna y la conciencia social de participar en forma activa en su cuidado y preservación”.

Una misma norma señala por un lado su objetivo de proteger y preservar la fauna del municipio, pero, por otro lado, establece como herramienta el sacrificio de los animales que tienen la mala suerte de estar ahí por más de 15 días.

Esta medida es, a todas luces, contradictoria; también es innecesaria: el mismo recurso que se emplea para dar una muerte “humanitaria” a un animal se pueden emplear para realizar otra acción que no implique su extinción.

Si el problema es el número de animales en Mérida, existe la esterilización. Si el problema es la propagación de enfermedades, pueden ser curados. Si el problema es su mantenimiento, pueden ser donados a las asociaciones protectoras de los animales.

Siempre hay una solución. Para ser una ciudad de vanguardia Mérida debe apartarse de su visión antropocéntrica y reorientar sus acciones al bienestar de todos los seres vivos del municipio.

En otros lugares del mundo se ha dejado de sacrificar a los animales, se han prohibido las peleas de gallos y perros, así como la tauromaquia, todo en respeto a la Declaración Universal de los Derechos de los animales. Los animales son valiosos, no debemos seguir sacrificándolos por llegar al décimo sexto día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS POPULAR