33 C
Mérida
miércoles, junio 23, 2021
Inicio Las del Día Mosquitos experimentales generan dudas

Mosquitos experimentales generan dudas

Juan José Tun Cosío

Equipos de investigación científica en diversas partes del mundo trabajan en el desarrollo de mosquitos Aedes aegypti genéticamente modificados como herramienta disminuir su incidencia en la transmisión de enfermedades como Dengue, Zika y Chikungunya.

Uno de los laboratorios que  desarrolla esta tecnología es Oxitec, fundada en 2002 como una empresa de la Universidad de Oxford, en Inglaterra. El método consiste en liberar en áreas silvestres moscos machos cuyo código genético fue modificado para que, al aparearse con las hembras portadoras de esas enfermedades, transmitan un gen autolimitante que hace que muera antes de reproducirse.

Ese gen se desactiva con tetraciclina, una sustancia ausente en entornos silvestres. Por la falta de ese compuesto en su dieta, los mosquitos mueren intoxicados por la proteína tTA que, sin ser dañina por sí sola, en grandes volúmenes incapacita parte de la reproducción celular. Ese proceso permite controlar la población de los insectos modificados.

En 2015, Oxitec anunció que luego de una prueba de liberación de miles de mosquitos en Juazeiro, en el noreste de Brasil, se logró reducir la población de Aedes aegypti comunes en 90 por ciento, a tal punto que, “según los modelos matemáticos, no daría soporte a la transmisión de enfermedades”.

Con base en ese logro, liberó más en todo Brasil. En 2019, la Deutsche Welle documentó cómo 18 meses después del final de las primeras pruebas la población de mosquitos volvió a su volumen anterior.

Además, en un estudio publicado en Nature: Scientific Reports, investigadores de la Universidad de Yale examinaron a los mosquitos y concluyeron que partes de una alteración genética migraron inesperadamente a la población de vectores locales.

En diferentes pruebas, del 10 al 60 por ciento de la población natural portaba cambios en el genoma. Esto favoreció que organizaciones como Amigos de la Tierra, que cuestionan la biotecnología, expresaran dudas sobre los riesgos de la investigación, como la posible transferencia de una proteína modificada a humanos o que los mosquitos desarrollen resistencia a pesticidas.

Ambas posiciones no son probadas científicamente, además que descartan el hecho de que la biotecnología ha permitido avances como las vacunas o la producción de insulina para diabéticos. También consideran que estos insectos podrían ser una amenaza para ecosistemas sensibles como áreas propensas a inundaciones en Texas y Florida, donde se anunció ya la liberación de mosquitos genéticamente modificados.

En entrevista, el doctor Julián García Rejón, científico del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la Universidad Autónoma de Yucatán, minimizó la posibilidad de que esos insectos transgénicos lleguen en el corto plazo al territorio yucateco.

El investigador advirtió que ese tipo de experimentos no toman en cuenta que en el mundo de los insectos los ciclos de desarrollo son vertiginosos y en lo que nace una nueva generación de humanos entre aquellos ya surgieron millones, lo que acelera los cambios genéticos.

El científico de la Uady también advirtió de posibles efectos a los ecosistemas, pues al desaparecer una especie otra ocupa su lugar, además de los posibles efectos negativos por la falta de estos polinizadores, que a la vez son fuente de alimento para murciélagos y gecos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS POPULAR