23 C
Mérida
jueves, septiembre 23, 2021
Inicio Las del Día El lado oscuro de Loreto

El lado oscuro de Loreto

Juan José Tun Cosío

Por lo menos una decena de escuelas reportó esta semana casos confirmados de personal docente o alumnos con COVID-19. El magisterio denuncia intentos de la Secretaría de Educación del gobierno del estado de Yucatán (Segey) de evitar el cierre de las escuelas a toda costa, incluso ocultando información a la comunidad docente.

Exhibieron una nueva la falta de sensibilidad de la Segey, la dependencia que encabeza el consuegro de la secretaria de Gobierno, María Fritz Sierra. En una circular, la dependencia desde ya prevé la muerte de más maestros por el mortal virus pero el regreso presencial va porque va.

Docentes de escuelas públicas de nivel básico revelaron que, con la nueva ola de contagios, los supervisores de la Segey solicitan a los directores y personal docente que eviten, por todos los medios, la filtración de información sobre la aparición de casos, con el fin de evitar el cierre de las escuelas.

En sus páginas personales o grupales, los profesores revelan una realidad COVID-19 muy distinta a la versión aterciopelada vespertina de la Secretaría de Salud de Yucatán. Hay evidencias de contagios en diversas secundarias técnicas y planteles del subsistema de Colegios de Bachilleres de Yucatán (Cobay), pero muchas de esas escuelas continúan en operación.

Ayer viernes por la tarde, la preparatoria estatal Agustín Franco Villanueva se sumó a la lista de escuelas con casos de coronavirus. Al menos un docente y dos estudiantes resultaron positivo COVID-19 entre el lunes y el jueves. Luego de conocerse la situación, el personal solicitó a las autoridades de la escuela el cierre de la misma, pero hasta hoy no hay una respuesta oficial.

La circular gubernamental que encendió la indignación magisterial fue firmada por Sergio Humberto Pérez Canto, director de Administración y Finanzas de la Segey. Hace un llamado a directores de los planteles y personal administrativo a “minimizar pagos en demasía a personal fallecido”, con el fin de evitar “observaciones de cualquier órgano fiscalizador”.

Lo anterior confirma que al gobierno de Yucatán aún le preocupan las observaciones que la Auditoría Superior de la Federación hizo la gestión de Loreto Noemí Villanueva Trujillo, quien dejó cuentas pendientes por aclarar de 135 millones 117 mil 628 pesos, según descubrieron revisiones federales a fondos y programas que ejercieron recursos federales en los ejercicios fiscales de 2019 y 2020.

Derivado de esas auditorías, el órgano fiscalizador encontró que en 2020 Loreto Villanueva realizó 135 pagos con recursos del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo, por un total de 987 mil 400 pesos, a cinco trabajadores que no acreditaron realizar funciones destinadas a la educación básica y normal; además, se realizaron 58 pagos a diez trabajadores que se identificaron como decesos en el ejercicio 2019, por un monto de 140 mil 300 pesos; además que la dependencia estatal no tiene la documentación comprobatoria del recurso de componente “Gastos de Operación”, que suma 113 millones 952 mil 700 pesos.

(Más información vea: Loreto Villanueva dejó sin aclarar 135.1 millones de pesos)

Los maestros manifestaron su enojo con la autoridad educativa, pues con la polémica circular deja entrever que espera la muerte de más docentes, además que en lugar de la salud del personal educativo y de los alumnos le preocupa más evitar observaciones de la autoridad fiscal, llegando incluso a advertirles que se deslindaría de los casos que no se reporten en tiempo y forma, sobre posibles sanciones administrativas y que tendrán que devolver el dinero de pagos indebidos que no se recuperen por causas imputables al personal de las escuelas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS POPULAR