23 C
Mérida
jueves, septiembre 23, 2021
Inicio Opinión Ya no puedo mirar películas y series sin mis gafas violetas

Ya no puedo mirar películas y series sin mis gafas violetas

Una vez que te pones estos anteojos que te permiten ver con más claridad, aquello que parece normal deja de serlo. Es imposible quitártelos, definitivamente no quieres hacerlo.

Cuando era pequeña miraba a Hannah Montana y ¡me encantaba! La historia de poder vivir un sueño y una vida normal sigue pareciéndome asombrosa, en especial porque creo que la representación en las pantallas de esos personajes es una gran aliada para que las mujeres (y cualquier persona) sepan que pueden alcanzar sus sueños.

Lo primero que quise ver cuando Disney+ por fin llegó a México fue esa serie que me encantaba cuando niña, sin imaginar que me encontraría, con mis gafas violetas bien puestas, con un machismo tremendo que me incomodó al punto de no lograr ver más que unos cuantos capítulos del principio.

Fue muy doloroso ver en esos personajes que en mi infancia me encantaban, una masculinidad tan frágil que, en diversos protagonistas, muestra todos los estereotipos contra los que actualmente luchamos.

Hombres con actitud de donjuanes, que lanzan piropos a las mujeres, que no respetan un “no” como respuesta (explícitos e implícitos), con la idea de demostrar que son “más fuertes” o “mejores” y  un sinfín de actitudes machistas más. 

Y es que ésta no es la única puesta en pantalla que miro de forma diferente ahora que porto con orgullo un corazón morado: me pasó también con Enamorándome de mi ex, una película que ¡vaya que me hizo reír! Claro, en el pasado.

Recuerdo ver esa película a mis 12 años, creyendo que era sumamente divertida; hace un par de meses, navegando por Netflix luego de la jornada laboral, quería relajarme y reír, una risoterapia antes de dormir, pero todo lo que obtuve fue una sensación de vacío y dolor.

Si creía que Hannah Montana era machista, esta película superó mis límites. Un hombre posesivo, celoso, infiel, sin responsabilidad afectiva y tampoco paternal con sus hijas e hijos, que piensa que tiene el control sobre las mujeres y decide cuándo sí es momento y cuándo no. Una mujer que acepta dicha situación.

Lo cierto es que si comenzara a escribir ejemplos, no acabaría. Te preguntarás: “¿y por qué es tan importante? Si solo es una película/serie”.

Porque no se trata únicamente de una película o serie, es ver más allá de lo que comunicamos a las personas. Cualquier material que pueda impactar en la vida de tantas personas puede y debe crearse con responsabilidad.

Si algo me consuela es saber que ahora, además de mí, hay muchísimas personas abriendo los ojos y visibilizando la situación, pero es algo que no puede detenerse, tenemos que exigir contenido digno para las personas y dejar atrás los estereotipos de la mujer como ser inferior ante la figura masculina. 

La creación de ese tipo de contenido audiovisual tiene la capacidad de generar cambios en la sociedad. Para las mujeres que reconocen todo su valor como personas, es un insulto verse en las pantallas como maniquíes decorativos, frágiles y un millón de adjetivos más.

Para los hombres, festejar en pantallas actitudes tan deplorables es un terrible error que culmina en 10 feminicidios al día en México, en violencia intrafamiliar y, para quienes piensan que exagero, bueno, también culminan en piropos en la calle o en creer que las condiciones que vivimos mujeres y hombres actualmente son iguales.

¡Cuánta esperanza me dio Anne with an E! Una serie con perspectiva de derechos humanos, no sólo de género; valida y hace justicia para las mujeres, comunidad LGBTTIQ+, diversidad de razas y etnias, en fin… La representación es tan importante que esta serie arrasó.

En Comunicación existe una teoría llamada “aguja hipodérmica” que explica que “cada miembro del público de masas es personal y directamente ‘atacado’ por el mensaje”; de forma más clara, que la información se inyecta a cada persona, ocasionando la reacción esperada. Por eso comunicar basándose en prejuicios y estereotipos es tan grave, mientras que comunicar desde los derechos humanos para todas las personas es imprescindible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS POPULAR