26.7 C
Mérida
martes, octubre 19, 2021
Inicio K'aj óolto'on Nuestra vida en la milpa

Nuestra vida en la milpa

Bernardo Caamal Itzá

Orgullosa mujer maya del sur de Yucatán nos habla de sus experiencias milperas y de su familia, les comparto el audio de la entrevista en nuestra lengua:

María Fidelia Nah

“Desde muy pequeña mis padres me enseñaron el monte y los secretos de trabajar la milpa” señaló con orgullo doña María Fidelia Nah May.

“No me asusta el trabajo del campo. Sé tumbar el monte, chapear, sacar mis semillas, sembrar, cosechar; es más, cocino lo que obtenga de la milpa.”

“Nos prepararon para enfrentar a la vida. Ahora, muchas mujeres lo tienen todo fácil, y ni así, le tienen miedo al trabajo rudo al que fuimos enseñados por nuestros padres”

“Mi madre me decía ¡Hija, aprende lo más que puedas, no sabes cuándo harás uso de estos conocimientos en tu vida!”

“Al estar con mis padres, vi como mi madre, creció a sus 14 hijos, y cómo los enseñó a trabajar, a tener sus propias experiencias.”

“Así que nos llevan a la milpa. Si nos enfermamos, ahí está nuestra medicina. Si nos da hambre, ahí están nuestros alimentos. Para nosotros el monte es sagrado.”

Respeto total y agradecimiento a los yuuntsiles

“Tengo claro que el monte nos da alimentos, salud y cobijo, por eso cada vez que obtengo mis cosechas, recuerdo a mis padres decir, hija hay que ser agradecidos con los yuuntsiles o Señores de la vida”

“Las primeras cosechas que obtenga uno de la milpa, se ofrenda a los yuuntsiles y de esa forma, agradecerles por acompañarnos en nuestra labor”

“Cuando decidí casarme, lo hice con el hombre que me respetó y trabaja muy cerca de mí. No tuve 14 hijos como mi madre, pero estoy feliz con los que tuve. Y creo que Dios me ha premiado con verlos crecer y acompañarlos hasta hoy”.

“Pero no hay que descuidar a los hijos- aconsejó- debemos estar cerca de ellos, urge enseñarlos a que conozcan lo que significa vivir la vida”

Entre que nos compartía doña Fidelia sus experiencias de la vida milpera, recalcó: “Hay que aprender de lo que significa cultivar la tierra y a elaborar los alimentos. Los padres tenemos esa responsabilidad de enseñar esos valores de lo que significa vivir. Una vez que aprendas, no será problema en donde vayas.

“Ella es una gran mujer. Con ella tuve esa fortuna de tener familia y estoy agradecido a la vida por conocerla”, señaló su esposo, don Modesto Abán.

“Yo se trabajar la milpa, el chapeo y lo que significa hacer la milpa, nos cuenta, los esposos milperos, don Modesto Abán y doña María Fidelia Nah May.

Con estas experiencias que nos comparte una de las mujeres mayas que viven el sur de Yucatán, es de interés reconocer el papel que tienen en la familia y en la reproducción de la cultura maya.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS POPULAR